Saltar al contenido (pulsar Return)

Proyectos de investigación

2014-2016

RECUPERACIÓN Y DIFUSIÓN DE LOS ARCHIVOS FOTOGRÁFICOS DE LA ARQUITECTURA MODERNA  PARA EL DESARROLLO  DE UN PATRIMONIO VISUAL OPERATIVO

RECOVERY AND DIFFUSION OF MODERN ARCHITECTURE PHOTOGRAPHIC ARCHIVES FOR DEVELOPING A VISUAL HERITAGE WORKING

Proyecto de investigación 2014-2016

Como resultado del encadenamiento de varios proyectos de investigación financiados desde 2003, el grupo de investigación Forma Moderna dispone de una extensa base de información sobre la producción arquitectónica en América Latina en las décadas 50 y 60 del siglo XX. Los documentos gráficos se han obtenido principalmente de los archivos personales de los arquitectos responsables de los proyectos objeto de estudio. Ahora bien, la autoría estos registros fotográficos remite a unos pocos autores, de quienes ha dependido en gran medida tanto la difusión que en su momento se hizo de la producción arquitectónica, como el conocimiento que nosotros podamos llegar a adquirir ahora.

Los fotógrafos han cumplido un doble papel: han sido cruciales para el registro del legado arquitectónico y han colaborado decisivamente a conformar el universo visual de referencia para los arquitectos que les eran contemporáneos, influyendo en el horizonte de lo que toda una generación de arquitectos podían llegar a ambicionar, a anhelar.

El proyecto se propone la recuperación y la difusión de los archivos fotográficos especializados en arquitectura en América Latina. Sobre la base de este patrimonio arquitectónico y su referente visual se evaluará la relación de la obra arquitectónica con la imagen que la difunde para deslindar los valores de cada una y así poder acreditar y distinguir la mirada de unos y de otros, detectar obras de arquitectura omitidas y comprobar la repercusión de la difusión de la imagen fotográfica en la producción arquitectónica. Resulta muy importante profundizar en la repercusión recíproca entre ambos mundos profesionales para establecer el nivel de incidencia de los aspectos de orden visual sobre los aspectos técnicos, constructivos y sociales del proyecto de arquitectura.

El grupo de investigación se ha consolidado como centro de referencia de una extensa y sólida red de trabajo internacional en base a la cooperación con alumnos de doctorado latinoamericanos, sus Universidades de origen y la UPC. Ello habilita al grupo para emprender la siguiente iniciativa. Los archivos fotográficos detectados hasta el momento y a los que se ha tenido acceso conforman el listado inicial de referencia, a verificar y ampliar en el curso de la investigación: Manuel Gómez Piñeiro, Horacio Coppola (Argentina); Luis Ladrón de Guevara, Antonio Quintana (Chile); César L. Lousteau (Uruguay); Guillermo Zamora, Armando Salas Portugal (México); Paul Beer, Saul Ordúz, Germán Téllez (Bogotá); Marcel Gautherot (Brasil)

Para caracterizar más eficazmente el registro visual se pretende cotejar y contrastar la producción visual sobre la arquitectura latinoamericana desde Latinoamérica con la producida desde Norteamérica, de gran influencia tanto sobre los arquitectos como sobre los fotógrafos: la de George E. Kidder Smith y la de Rosalie Thorne McKenna, promovidas desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York y las canónicas de Julius Shulman, Ezra Stoller y Hedrich-Blessing.

En los últimos años ha crecido la bibliografía acerca de la producción e influencia de los fotógrafos norteamericanos en la arquitectura occidental, pero el panorama latinoamericano está todavía inexplorado como tal. Los resultados se pretende difundirlos a través de la organización de un foro anual sobre el tema, la edición de un libro digital para poderse incorporar videos, y una exposición orientada al público general, no sólo académico o profesional.

ANTECEDENTES

La fotografía es un medio decisivo para la construcción de orden visual y su difusión. La labor del fotógrafo ejerce una influencia tangible en la estructura de la percepción y en su transmisión al público. De modo que los arquitectos del siglo XX han concedido una gran importancia a la difusión de su obra, aprovechando la reputación y el talento artístico de los fotógrafos. Por ejemplo, muchos arquitectos latinoamericanos recurrieron a los fotógrafos de referencia de su entorno: en Colombia Paul Beer, en Montevideo Cesar Loustau, en México Guillermo Zamora, en Buenos Aires Manuel Gómez Piñeiro, etc. A su vez, esos fotógrafos estaban influidos por la imagen producida en otras partes del mundo, gracias a las publicaciones norteamericanas y europeas. Por todo ello, la finalidad del proyecto es caracterizar la producción del registro visual de la arquitectura latinoamericana desde los fotógrafos que la reportaron y confrontarla con el registro de la misma realizado desde Europa y desde la América anglosajona, especialmente desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Las dos grandes aportaciones realizadas por el MoMA fueron: “Brazil Builds” en 1943 y “Latin American Architecture” en 1955. En ambos casos la institución hizo que el crítico se desplazara sobre el terreno acompañado de un fotógrafo: en el primer caso G.E. Kidder Smith acompañaba a Philip Goodwin y en el segundo caso Rosalie McKenna acompañaba a Henry Russell Hitchcock.

Según Werner Oeschlin, Gropius fue quien institucionalizó la “imagen” como el principal medio de representación y propaganda de la arquitectura al publicar en 1925 el libro “Bilderbuch moderner Baukunst” -“Libro de ilustraciones de la arquitectura moderna”-. Estrategia que de hecho no constituía una novedad; en 1888, en la época de Heinrich Wölfflin, la comparación de imágenes era muy popular. Del libro de Paul Brandt “Sehen und Erkennen” -“Ver y reconocer”- se vendieron 18.000 ejemplares, una gran tirada. Del mismo modo, en las dos últimas décadas están aumentando las reseñas críticas sobre la influencia de Ezra Stoller o Julius Shulman en la producción arquitectónica norteamericana. Desde la Escuela Politécnica de Lausanne han empezado a intensificar el trabajo sobre el archivo fotográfico de Alberto Sartoris, autor de la monumental Enciclopedia de Arquitectura Moderna, que fijó uno de los corpus de referencia. Por lo demás, el panorama latinoamericano es casi por completo desconocido, a excepción de algunos reportajes fotográficos de ámbito urbano sobre algunas capitales como México, Buenos Aires o Brasilia.

En este sentido, la cuestión de la preeminencia de la “intelección visual” en el proyecto de arquitectura es cuestión fundamental en el pensamiento teórico del catedrático Helio Piñón, que ha orientado intelectualmente al grupo FORM hasta su jubilación (2012). En 1996, firma con Francisco Català-Roca, fotógrafo de referencia de la posguerra española, su libro sobre la arquitectura moderna en Barcelona (1951-1976). Y entre los libros de la colección “Materiales de Arquitectura Moderna”, que dirige cabe destacar “Miradas Intensivas”, título, a su vez, de una asignatura de posgrado dictada por él mismo. Asimismo, la aproximación a la obra de la arquitectura desde el citado punto de vista caracteriza los trabajos de investigación del grupo. Sobre el tema que se pretende abordar cabe destacar dos tesis doctorales leídas durante 2011, adscritas al grupo FORM y calificadas con sobresaliente CUM LAUDE: la de Felipe Ariza titulada “Fotografía y Arquitectura Moderna. Forma e imagen en la obra de Arne Jacobsen.” -dirigida por el propio Helio Piñón- y la de Edison Henao titulada “Torre-plataforma, Colombia, años 50 y 60. Análisis de su adaptación arquitectónica e inserción urbana en los centros de ciudad consolidados.”, dirigida por Cristina Gastón.

FINALIDAD DEL PROYECTO

La finalidad de este proyecto se encuadra en el Reto CAMBIOS E INNOVACIONES SOCIALES del PLAN ESTATAL DE INVESTIGACION CIENTÍFICA Y TÉCNICA Y DE INNOVACION 2013-2016. Tal como se describe en el Plan, en los últimos años se vienen identificando cambios y tendencias que pueden catalogarse de estructurales, cuestiones e interrogantes que la comunidad académica y científica debe contribuir a responder para mejorar nuestra comprensión de la realidad, la calidad de las políticas públicas y las estrategias de los actores económicos y sociales. Dentro de las prioridades científico-técnicas del reto, este proyecto se enmarca en el epígrafe V PROTECCIÓN Y PRESERVACIÓN DEL PATRIMONIO que se refiere al patrimonio artístico-cultural como fuente de desarrollo de nuevas capacidades científico-técnico, valores colectivos y aprendizaje. Precisamente esta investigación converge con lo que establece la Unión Europea en el WORK PROGRAMME 2014-2015-HORIZON 202 en el capítulo “Europe in a changing world: inclusive, innovative and reflective societies: Cultural Heritage and European Identities”.

El consumo de imágenes a velocidad vertiginosa y las millones de fotos que se hacen al día hace cada vez más necesario saber elegir las especialmente significativas. Como recientemente declaraba Kathy Ryan, directora de fotografía del New York Times Magazine a un medio de comunicación español hoy, más que nunca, es necesario trabajar para preservar la calidad de la memoria visual, por seleccionar aquellas imágenes que explican, resumen, simbolizan y dan un sentido a lo que pasa. Ante un mundo cada vez más abocado a las pantallas, para mejorar nuestra comprensión de la realidad, hay que poner en juego nuestro patrimonio visual, ordenarlo y ponerlo al servicio activo de la sociedad y de la cultura vigente.

La preservación y el conocimiento de nuestro patrimonio arquitectónico dependen, en gran medida, de la buena administración de los archivos que albergan los registros fotográficos que se tomaron de los edificios recién construidos, registros encargados e influidos por sus responsables. Desde inicios del siglo XX, los arquitectos se percataron del papel fundamental que la fotografía podía jugar con relación a la producción arquitectónica en adelante. A inicios del siglo XXI, el potencial de las tecnologías digitales ha irrumpido en el proceso del diseño arquitectónico intensificando el rol de las técnicas fotográficas en el proyecto. De tal modo que cualquier programa de CAD convierte al arquitecto en fotógrafo de su propia obra y le permite prever con renderizados y visualizaciones que emulan una cámara la repercusión de la incorporación o la modificación del parque edificado.

Reunir y difundir el material de los archivos fotográficos de la arquitectura moderna del siglo XX en este momento servirá para mejorar y facilitar el entendimiento del patrimonio construido y para abrir cauces a la formación y adquisición de nuevas habilidades en relación a la intelección visual que debe acompañar y alumbrar el diseño de nuestros edificios y ciudades de ahora en adelante. La proyección del futuro de nuestros entornos natural y urbano tiene que ver más que nunca con la capacidad de discernimiento visual.

Los archivos fotográficos anglosajones y europeos están siendo digitalizados y puestos a disposición pública; sin embargo, los archivos de la arquitectura latinoamericana siguen en gran parte dispersos, olvidados y descuidados. El poner el foco sobre el contexto latinoamericano es especialmente oportuno a los objetivos generales del proyecto. El desfase que se da entre la modernidad arquitectónica allí respecto a Europa y el mundo anglosajón permite estudiar y explicar mejor que en ningún otro caso la incidencia de la imagen del mundo de la producción visual de la fotografía de unos referentes internacionales sobre la producción arquitectónica local en esos países.

En 1932, desde Nueva York, Philip Johnson y Henry Russell Hitchcook visitaron Europa y de vuelta editaron un libro y una exposición de enorme trascendencia internacional para la evolución de la arquitectura. En 1954, Hitchcook volvió a repetir la operación, pero en esa ocasión viajando hacia la América Latina, esta vez con su propia fotógrafa -Rosalie Thorne McKenna- con análoga repercusión histórica. A partir de ese momento proliferaron en cada país latinoamericano monografías, revistas y fotógrafos especializados. Todo este material disperso es el que ahora se pretende reunir y hacer significativo para el contexto latinoamericano e internacional europeo. Algunas colecciones europeas, como la de Alberto Sartoris, custodiada en Lausanne, serán decisivas para el contraste con los archivos latinos.

Dado el papel estratégico de España entre Europa y América Latina preservar y facilitar el acceso y la comprensión de todo ese legado visual incrementa el entendimiento del patrimonio construido en Europa, nutre la cultura vigente y la innovación en el ámbito cultural y puede hacerlo efectivo en el campo académico para formación de los futuros arquitectos y urbanistas. El grupo Forma Moderna es especialmente idóneo para llevar a cabo esta tarea dada la colaboración con investigadores afines en todos los países del área resultado de su liderazgo académico en los últimos 20 años en la investigación y estudios de posgrado, máster y doctorado, en dónde es un referente internacional.